Comisiones Obreras de La Rioja | 21 julio 2024.

Colapso de la oficina de extranjería en La Rioja

    Exigimos la cobertura de las plazas vacantes y que se lleven a cabo mejoras en las condiciones laborales y económicas en los puestos de trabajo de la Oficina de Extranjería de La Rioja

    05/06/2023.
    Oficina de Extranjería de Logroño

    Oficina de Extranjería de Logroño

    CCOO junto a UGT y Csif, denuncian el colapso de la oficina de extranjería en la región y critican las malas condiciones de sus empleados

    Ante las cada vez peores condiciones laborales en las que las empleadas y empleados públicos de la Oficina de Extranjería en La Rioja se ven abocados a desempeñar su actividad profesional diaria, Los sindicatos CCOO, UGT y Csif denuncian el elevado déficit de recursos humanos, una sobrecarga de trabajo en aumento y las pésimas retribuciones con las que los miembros de la administración de extranjería se encuentran.

    La falta de personal, a pesar de algunas incorporaciones que se han realizado en la segunda mitad del año 2022, se ha convertido en una constante que se ha agudizado con el paso del tiempo hasta llegar a día de hoy a encontrarnos con una plantilla bajo mínimos de personal, con puestos que se han vuelto a quedar vacantes, impidiendo atender el volumen de trabajo que esta unidad está asumiendo y llevando a sus funcionarios a verse en la obligación de asumir no solo el trabajo correspondiente a las funciones encomendadas a sus propios puestos de trabajo si no que tienen añadir la correspondiente a la de los otros puestos que se quedan sin el personal que las desempeñaba.

    En los últimos años, desde que se produjo el traslado de la Oficina de Extranjería al emplazamiento actual, se ha producido una paulatina reducción que ha afectado a un 40% de la plantilla de trabajadores, siendo especialmente grave lo ocurrido en este año 2023 en el que sólo en los meses que llevamos de año han cesado en sus puestos de trabajo cuatro empleados públicos.

    Si bien es cierto que ha habido ocasiones en las que se ha enviado personal de refuerzo a la Oficina para cubrir algunas de esas vacantes, éstas han sido siempre muy concretas y puntuales, ocupándose de manera estrictamente coyuntural con interinos e interinas, y sólo durante unos meses.

    Ante ello, nos vemos en la necesidad de advertir que ésta es una situación que conlleva, además, el problema del esfuerzo añadido al que la plantilla de la Oficina de Extranjería se debe enfrentar, toda vez que son los mismos trabajadores los que deben asumir la formación de ese personal temporal, teniendo que dejar de realizar sus propias tareas.

    Esto tiene como consecuencias más visibles, por un lado, la merma de productividad del personal fijo que debe dedicarse a la preparación de los nuevos compañeros interinos (los cuales resultan finalmente cesados cuando ya se encuentran capacitados para empezar a desarrollar las funciones que se les habían encomendado).

    Y, junto con ello, los perjuicios para la ciudadanía extranjera que acude a realizar sus gestiones ante la oficina de extranjería, que se ven afectados en derechos fundamentales tales como el derecho a la libre circulación y el derecho a realizar su actividad laboral legalmente, haciéndose por ello imprescindible una Administración más ágil y eficiente.

    El volumen de expedientes que los funcionarios que actualmente se encuentran activos en la Oficina de Extranjería deben tramitar excede, y con mucho, la carga de trabajo adecuada para una actividad de la responsabilidad de un centro administrativo como éste. A lo que hay que añadir que el personal de las oficinas de extranjería es de los peor retribuidos en la Administración General del Estado, con unos complementos específicos bajos y unos complementos de productividad insignificantes comparados con los de otros departamentos de la Administración Pública.

    Por todo ello, desde las secciones de Servicios Públicos de los sindicatos CCOO, UGT y Csif en La Rioja exigimos la cobertura de las plazas vacantes y que se lleven a cabo mejoras en las condiciones laborales y económicas en los puestos de trabajo de la Oficina de Extranjería con las que se ponga fin a lo que en la actualidad ya está siendo una salida masiva de un personal con gran experiencia y una alta cualificación en un área tan específico como es el de extranjería.