Comisiones Obreras de La Rioja | 17 abril 2024.

Damos visibilidad a los accidentes laborales

     Hay que ejecutar acciones que mejoren las condiciones laborales, integrando la perspectiva de género, vigilando el envejecimiento de la población trabajadora, investigando y registrando tanto los accidentes como las enfermedades profesionales.

    28/02/2023.
    Concentración en Logroño

    Concentración en Logroño

    El martes 28 de febrero a las 12:00 de la mañana, ha tenido lugar en las puertas de la sede de CCOO en Logroño, una concentración para dar visibilidad a los dos accidentes mortales ocurridos en La Rioja este mes de febrero, realizando un minuto de silencio para trasladar nuestras condolencias a familiares, amistades, compañeras y compañeros de trabajo.

    El 2 de febrero falleció una dependienta de Stradivarius en su puesto de trabajo, tan solo tenía 44  años. El 23 de febrero falleció otra mujer de 40 años en accidente de tráfico cuando se dirigía a su puesto de trabajo, en la Central Térmica de Agoncillo.

    Hace una semana conocimos los datos consolidados de la accidentalidad en nuestra comunidad. El perfil de la accidentada es mujer, de 40 a 55 años y trabajadora de actividades sanitarias y servicios sociales. No podemos perder de vista estas actividades especialmente castigadas por la pandemia, donde la carga, la organización del trabajo, y el estado emocional de las personas que cuidan, incide en el estrés de la plantilla.

    De los accidentes en jornada de trabajo, las mujeres aumentaron un 60% frente al 11,8% de los hombres. Pero lo alarmante es que en 2.022 hemos aumentado en 1.189 la cifra de accidentes de trabajo, y que los accidentes mortales aumentaron un 50%.

    Este año llevamos 5 accidentes mortales en el trabajo, 4 de los cuales han sido in itinere. En tan solo los dos primeros meses de 2023, hemos duplicado el número de accidentes en nuestras carreteras frente al año anterior que fueron 2. Estas cifras manifiestan que las medidas preventivas adoptadas en las empresas son escasas o están mal enfocadas, y refleja la  necesidad de integrar la seguridad vial como elemento de riesgo en las evaluaciones de puesto, en especial en los sectores feminizados, ya que en 2022 aumentó la accidentalidad in itinere en las mujeres un 10% frente al 2,8% de los hombres. 

     

    Últimamente nos fijamos mucho en la posición que tenemos de índice de incidencia frente a otras comunidades, que si somos los segundos, que si somos los terceros, o que si subimos los datos de accidentalidad porque somos una comunidad que registramos el covid como enfermedad profesional. Lo preocupante es que desde 2016 la siniestralidad en La Rioja no ha hecho más que subir, y que nos movemos en las cifras más  altas registradas desde ese año: 5485 accidentes en jornada de trabajo y 424 accidentes in itinere.

    La situación laboral actual en relación a la accidentalidad es que vamos muy mal si lo que queremos es  reducir los accidentes laborales a cero. 

    Hay que ejecutar acciones que mejoren las condiciones laborales, integrando la perspectiva de género, vigilando el envejecimiento de la población trabajadora, investigando y registrando tanto los accidentes como las enfermedades profesionales. Todo ello de manera equitativa protegiendo a las personas trabajadoras más vulnerables, que son las que ocupan trabajos de categorías inferiores, mujeres, jóvenes e inmigrantes. La única manera de conseguirlo es creyendo en la cultura preventiva y esforzándose en  cumplir con la responsabilidad que tenemos sobre la salud laboral.